¿Cuánto tiempo para ponerte en forma?

La pregunta es bastante relativa, depende del estado físico inicial que tengas y de la intensidad del entrenamiento que comiences a practicar. Lo primero que debes saber es que hay que tener paciencia, los caminos rápidos y fáciles no existen y, además, son contraproducentes.

Para lograr un buen estado de forma y mantenerlo es fundamental la constancia y la dedicación. Estar en forma se trata de que todo nuestro cuerpo funcione correctamente. Por lo que, para conseguir estar en forma, es necesario tener un equilibrio entre el cuerpo y la mente: hay que llevar una alimentación adecuada, estar bien psicológicamente y practicar deporte regularmente.

 

Pero hay varias variables que pueden ser determinantes para saber cuánto tiempo nos puede tomar lograr estar en forma.

👉El peso: Es un factor determinante. Debemos tener clara cuál es la condición física con la que empezamos y saber si estamos en un peso adecuado en relación con nuestra estatura. Conocer nuestro Índice de Masa Corporal (IMC) es indispensable, para calcularlo debemos usar la fórmula del IMC: peso (kg) / [estatura (m)]2. Un IMC considerado como “normal” debe estar entre 18,50 y 24,99.

👉La edad: También es muy importante a la hora de conseguir los resultados que esperamos. No es lo mismo alguien de 25 a alguien de 50. A partir de los 30 años se desarrolla más la masa grasa que la masa magra, además nuestra capacidad de entrenamiento cambia a medida que nos hacemos mayores.

 

Pero supongamos que no tenemos sobrepeso ni enfermedad alguna y llevamos mucho tiempo sin hacer deporte. En un mes podemos estar con una forma física básica. Lo primero es tener una base aeróbica, ya sea cardio, spinning, o algún deporte como andar, nadar, correr, montar en bici… y practicarlo tres veces por semana. En sólo cuatro semanas se puede conseguir mucho partiendo de cero y crear una buena base para seguir avanzando.

En la primera semana el cuerpo usa su mecanismo de adaptación para que cada vez sea más fácil ejercitarte, durante la segunda semana notarás una mejoría en tu respiración, terminará menos cansado y te recuperarás más rápido.

Ya en la tercera semana tu corazón se está haciendo más grande, necesita menos latidos para mandar sangre a los músculos y las células de tu cuerpo son más activas y aprovechan mejor la energía.

En la cuarta semana puedes intentar que las sesiones de entrenamiento sean un poco más largas y comenzar con un poco más de peso, ya tu estado físico está a años luz de cuando empezaste.

Cuando hay sobrepeso en ocho semanas y entrenando tres o cuatro veces a la semana lograrás ponerte en forma. Otra cosa es, que los verdaderos cambios físicos se verán reflejados en 3 o 4 meses. En cuatro semanas apenas estás comenzando, pero necesitas de mucha disciplina y de un proceso muy largo para comenzar a ver como tu cuerpo se transforma y es él mismo quien te pide el ejercicio, se vuelve parte indispensable de tu vida.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados